Loading...
Interes General

Los dejan llevarse sus pantallas a un precio de $10.99 pesos en Soriana Chihuahua

Alrededor de las dos de la mañana, decenas de personas lograron su cometido de quedarse con las pantallas, cuyo error de precio las anunciaba en 10.99 pesos, luego de permanecer más de 14 horas atrincherados en el centro comercial de la avenida Tecnológico.

Desde la tarde de ayer, luego de que la delegada de PROFECO, Yubia Velázquez, llevó a cabo la suspensión de la ventas y el cierre del establecimiento, más de 80 personas se negaron a salir, pidiendo una garantía de que se les respetará el precio, por lo que pasaron la noche en el lugar.

Hasta que alrededor de las dos de la mañana, la empresa accedió a que se retirarán, cada uno, con una pantalla.

Luego del zafarrancho desatado por el mal etiquetado de pantallas y otros electrodomésticos, cerca de las dos de la madrugada de hoy sábado, la tienda comercial Soriana aceptó su error en el etiquetado de precios por el Buen Fin y vendió a 50 pantallas a 10.99 pesos, a los clientes que a esa hora permanecían resguardando los artículos al interior del establecimiento.

A pesar de haber colocado los sellos de clausura por parte de la PROFECO, al rededor de 50 clientes se rehusaron a salir de la tienda, alegando que querían pagar los 10.99 pesos por las pantallas o de lo contrario permanecerían ahí hasta que la autoridad resolviera la situación.

Como la PROFECO ni Soriana llegaron a un acuerdo, además de suspender la venta de esos electrónicos y todos los artículos mal etiquetados, la procuraduría del consumidor, decidió clausurar la tienda, colocando en la entrada los sellos.

Cerca de las 9 de la noche se presentó un altercado entre guardias y clientes, quienes se liaron a golpes y fue necesaria la intervención del gerente de la tienda, porque incluso los niños que estaban resguardando los aparatos fueron empujados por el tumulto de personas.

Fue hasta las dos de la madrugada que finalmente se llegó a una negociación con la tienda y tras 17 horas de espera, acordaron vender solamente una pantallas por cliente a 10.99 pesos y no las 6, 10 y hasta 30 que pretendían llevarse.

Con una sonrisa de oreja a oreja, los clientes salían de la tienda cargando sus pantallas para luego subirlas a sus vehículos, taxis y hasta en la espalda para llevarlas a sus hogares. Personal del ministerio púbico que permanecían en el interior, les gritaban vividores, abusones entre otras cosas a los beneficiados con el irrisorio precio.

Agencias

Deja un comentario